viernes, 8 de diciembre de 2017

Protocolo anti-acoso en jornadas de rol

En vista de los casos de acoso que se han visto en jornadas de rol y que hemos sufrido y presenciado, realizo este protocolo con la finalidad de promover actuaciones para prevenir situaciones de acoso, así como para proteger a las víctimas de él.

Como borrador, se pide difusión y se agradece cualquier sugerencia sobre el mismo.

Claves del protocolo

  1. Implicación de la organización y de los asistentes para evitar situaciones de acoso.
  2. Garantías de seguridad para que la víctima pueda desarrollar actividades en la jornada con total normalidad.
  3. Supervisión de la persona acosadora para que no vuelva a repetirse la situación de acoso.

¿Qué es acoso?

El acoso incluye, pero no se limita a, las siguientes situaciones:

  • Comentarios verbales que refuerzan estructuras sociales de dominación (comentarios relativos al género, identidad y expresión sexual, minusvalía, aspecto físico y vestimenta, peso, raza, edad o religión).
  • Vejación, aislamiento social o señalar a una persona por los juegos o aficiones que le gustan.
  • Interrupción constante a una persona para que no hable, aislándola socialmente.
  • Exponer y mostrar imágenes sexuales no solicitadas o en espacios públicos.
  • Intimidación o seguimiento deliberado.
  • Fotografías y grabaciones sin consentimiento a una persona como objetivo. O bien, no aceptar eliminar (independientemente de su índole) la fotografía o grabación en la que aparezca una persona que no desee aparecer.
  • Contacto físico inapropiado o no solicitado (agarrones y caricias entre otros).
  • Atención sexual no deseada (flirteo, coqueteo, mostrar el cuerpo con actitud sexual o realizar posturas provocativas).
  • Alentar los comportamientos anteriores.

Sensibilización


  • Jamás se culpará a la víctima de la situación de acoso. Nadie quiere ser acosado ni lo busca, independientemente de cual sea su género, identidad y expresión sexual, minusvalía, aspecto físico y vestimenta, peso, raza, edad o religión.
  • Quien medie en estas situaciones no debe mostrar agresividad o usar palabras bruscas a ninguna de las partes para evitar nuevos conflictos.
  • No debe señalarse públicamente a la víctima y todos deberían amonestar a quien lo haga.
  • No se debe responsabilizar a la víctima de haberse expulsado o tomado acciones contra alguien. Ni tampoco debería verse como responsable: “Si alguien acaba expulsado de las jornadas será por lo que ese alguien haya hecho, y no porque tú le hayas denunciado”.

Promover

Las jornadas que apliquen este protocolo deberían promocionarlo entre los asistentes mediante copias del mismo en físico o en soporte digital. Desconocer el protocolo no exime de su cumplimiento.

Una práctica recomendada es colgar el protocolo en lugares estratégicos del recinto, especialmente en zonas de paso y descanso. También podría elaborarse una versión resumida para que se garantice su lectura.

La organización de la jornada o las personas designadas para ello tienen el compromiso de actuar en todos los casos en los que sea posible y cómo le sea posible.

Actuación inmediata

Testigos del acoso deben pedir a la persona acosadora que cambie su comportamiento. Deben hacerlo educadamente y sin interrumpir excesivamente el desarrollo de las jornadas.

En el caso de que la persona acosadora reaccione mal (muestra de agresividad o burla de la situación) o continua con su comportamiento, se informará a la organización para que actúe.

Esta actuación básica es la que se espera de los testigos pero no la única: en caso de duda o incapacidad para actuar, lo mejor es avisar a la organización.


Reporte y actuaciones a llevar a cabo

Cuando suceda una situación considerada como acoso, se espera que los testigos o la víctima avisen a la organización y expliquen qué sucede. Estos intentarán mediar en el conflicto:

  • Se le preguntará a la víctima si está bien, si quiere hablar del tema y si quiere separarse de la persona acosadora (identificada por testigos o por ella misma si es que quiere) y de solicitarlo, facilitar que se incorpore a otra actividad. Se le preguntará si necesita algo o quiere estar acompañada hasta que se calme. Se le sugerirá tras ello el llamar a alguien de su familia, alguna amistad o mismamente a la policía.
  • Puede darse el caso en el que la víctima consienta esa situación o comportamiento y todo se trate de un malentendido, por lo que se reanudará la actividad con normalidad.
  • Se le pide a la persona acosadora que dé la versión de sus hechos. Se le explicará la situación y se le sugerirá cambiar de comportamiento, separarse de la víctima y cambiar de actividad o partida y, de ser necesario, vetarla de toda actividad de las jornadas y de futuras actividades llevadas a cabo por los mismos organizadores así como su expulsión del recinto, en la medida de lo posible y según la gravedad de lo sucedido.
  • Se tendrá especial atención a la persona acosadora para evitar que se repita la situación.

Otras actuaciones: Reporte anónimo

De tener medios disponibles, se podría crear un mecanismo sencillo para realizar el reporte y denuncia a la organización de manera anónima (bastaría con un formulario que no registre email o datos personales). Se pedirá en él que se identifique a la víctima y/o a la persona acosadora de ser posible y qué ha sucedido. Se investigará los reportes y se comprobarán antes de actuar.

Otras actuaciones: Brazalete violeta

Miembros de la organización responsables de llevar a cabo el protocolo podrían llevar un brazalete morado para identificarse adecuadamente. Es a ellos a quien se debe consultar como mediadores, aunque toda persona organizadora debe conocer el protocolo.

Aviso a la policía o actuaciones por encima de la organización

De considerarse un acoso que entra dentro del terreno delictivo, la organización debe acudir a la policía para explicar la situación y que sean ellos quienes tomen parte. Lo ideal es que sea la propia víctima quien lo pida, pero se entiende que no siempre es posible.

De ser acoso continuado (que suceda más de una vez en la misma jornada o haya constancia de casos en jornadas anteriores) se le pedirá a la persona acosadora que abandone el recinto de las jornadas y no podrá participar en eventos futuros.

Licencia del texto

Este texto está en dominio público. Tienes libertad de aplicarlo a tus jornadas, modificarlo para hacerlo más acorde con el evento a organizar o lo que consideres oportuno, sin necesidad de mentar a los autores ni la procedencia del mismo. Este texto se basa en protocolos bajo la misma licencia y para la elaboración del mismo se han incluido sugerencias y cambios propuestos por múltiples personas a las que se agradece su colaboración.

8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Lo tomaré como base para el que estoy haciendo, según lo que comentamos en Facebook. Gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, que se le fue dando forma en el facebook con las cosas que fueron hablándose. Cuando lo tengas dame un toque.

      Eliminar
  3. Me parece que va traer cola, igual hay un monton de prejuiciosos/as que, en efecto, pueden usar esto con cierta revancha, así que lo de las supensiones es un sistema efectivo, y la no objetivización o llanamente tomar de punto. A priori se puede estipular que las tres suspensiones limiten el ingreso de la persona o individuo en cuestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, todo un sistema lo juzgas en base a que haya quienes se aprovechen y no en proteger a las víctimas. Por favor, márchese de mi blog, no eres bienvenido.

      Eliminar
    2. Hombre, igual es interesante dejarle que explique mejor su punto de vista, ¿no? Yo al menos me temo que no he entendido lo que quiere decir.

      Eliminar